Cómo la educación virtual transformó los procesos de enseñanza

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

Cómo comenzar un nuevo año física y mentalmente sano

Cada día las personas están más conscientes de la importancia de mantener la mente y el cuerpo sano como medida de prevensión de enfermedades y/o condiciones que traen consigo el sedenterismo y la longevidad. Por eso es importante comenzar un nuevo año física y mentalmente sano, pero ¿cómo podemos lograrlo? Mantener una salud física y mentalmente sana se puede lograr con acciones y hábitos que podemos practicar. Así que, estar en condición óptima para comenzar un nuevo año debe estar en tu lista de resoluciones.

  1. Alimentación saludable y balanceada

Haz una lista de alimentos que consumes diariamente y evalúa qué beneficios estos aportan a tu salud. A veces no le damos mucha importancia a este detalle y cometemos errores que pueden afectar nuestra salud a largo plazo. Consumir una dieta saludable reduce el riesgo de obesidad, diabetes, cardiopatía y algunos tipos de cáncer. Comienza a nutrir tu cuerpo con alimentos sanos para estimular el sistema inmunológico y prevenir muchas de estas enfermedades.

  1. Evitar al alcohol y el tabaco

El alcohol es una sustancia psicoactiva que está asociada con el desarrollo de trastornos mentales y de comportamiento. Constituye un riesgo para la salud física, mental y emocional. El tabaco, por su parte, está relacionado con múltiples enfermedades como cáncer del pulmón, gastritis crónica, hipertensión arterial, bronquitis, etc. El consumo de ambos constituye un peligro mortal para la salud.

  1. Ejercitarse con frecuencia

Organiza tu agenda diaria y lleva a cabo actividades físicas que te llenen de placer. Consulta un médico para evaluar tu condición física, previamente. Intenta ejercitar al menos, tres veces por semana. Entre los beneficios del ejercicio físico se encuentran: disminución de peso, controlar los niveles de azúcar en la sangre, reducir el riesgo de enfermedades coronarias, aumentar la autoestima y liberar el estrés.

  1. Tener una buena higiene

Practicar buenos hábitos de higiene te hace menos propenso a enfermedades. Además de mejorar la apariencia física te permite valorar y amar tu cuerpo protegiéndolo de virus, gérmenes y enfermedades. Hábitos sencillos como bañarte, cepillarte los dientes, mantener tus manos y uñas limpias, lavarte las manos antes de consumir alimentos hacen una gran diferencia. Mantener la higiene ambiental en tu hogar y área de trabajo, también, es esencial para mantenerse sano.

  1. Procurar descansar y dormir bien

Las funciones de nuestro cuerpo se afectan cuando no dormimos suficiente. El cansancio es un enemigo peligroso para nuestra salud física. Las recomendaciones de descanso en personas adultas son de 7 a 8 horas diarias. Establezca una rutina diaria antes de dormir como leer, escuchar música de relajación, tomar un té relajante o alguna otra actividad que le permita conciliar el sueño. Aléjese de artefactos o dispositivos como celulares, computadoras o tabletas ya que algunos estudios han demostrado que la luz que emiten las pantallas interfieren con el funcionamiento de la hormona melatonina, encargada de regular el ciclo diario del sueño.

  1. Controlar los niveles de estrés y ansiedad

No permitas que el estrés se convierta en un problema crónico y busca la manera de sanar tu cuerpo. Muchos expertos recomiendan practicar el yoga porque es un ejercicio que conecta la respiración, el cuerpo y la mente generando un estado físico, emocional y mentalmente sano. Otras actividades pueden incluir técnicas de respiración, hacer manualidades o practicar algún deporte.

 

By Linda Ojeda

Leer También:  Actividades para el regreso a clases después del receso navideño

Comments are closed.