23 de abril, “Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor”

Evelyn Silva

Hoy es un día muy especial porque es 23 de abril  y celebramos el “Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor”. Por eso, antes de salir de casa me he asegurado de tener en mi bolsa el libro que le voy a regalar a mi compañera Ariana.

El origen de esta celebración se remonta a 1926 y fue una iniciativa llevada a cabo por el escritor valenciano Vicente Clavel Andrés. Por aquel entonces, el rey Alfonso XIII de España aceptó la petición de la Cámara Oficial del Libro de Barcelona y el 7 de octubre de 1926 se celebró por primera vez en el “Día del Libro”.

En 1930, se acordó que la celebración se adelantara para el 23 de abril ya que este día se conmemoraba el fallecimiento en 1616 del maestro Miguel de Cervantes, autor y creador del ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha. Igualmente, en esa fecha se recuerda el deceso de William Shakespeare, autor inglés que enamoró al mundo con la historia de Romeo y Julieta.

En homenaje a estos escritores y a sus obras, cada 23 de abril, los amantes de la literatura intercambian libros para celebrar el legado cultural y literario que nos regalaron ambos escritores.

En 1995, la Conferencia General de la UNESCO, estableció que este día tan simbólico para la literatura universal se convirtiera en un homenaje mundial al libro y sus escritores. A su vez, esta celebración tiene como objetivo principal promover el amor por la lectura y alentar a los jóvenes a redescubrir la pasión por los libros y por el conocimiento atesorado en ellos. Durante este día, miles de libreros y floristas recorren las calles repartiendo libros y flores a cuanto transeúnte encuentran en su camino.

Muchos escritores aprovechan esta fecha para acercarse y firmar libros, complaciendo a los fieles lectores y seguidores de sus obras literarias. En las bibliotecas y los teatros se ofrecen charlas y talleres de escritura para los interesados en desarrollar el arte de la narrativa.

En grandes ciudades como Madrid, tiene lugar un sinnúmero de actos culturales y literarios que sirven de antesala para la Feria Internacional del Libro. También se organizan eventos en las calles y en los barrios para fomentar la creatividad de los niños. Un ejemplo de esos programas creativos fue el festival de literatura infantil celebrado en Barcelona el año pasado.

Este año, la UNESCO y otras prestigiosas instituciones han escogido la ciudad de Port Harcourt en Nigeria como la Capital Mundial del Libro 2014. Gracias a la calidad de sus programas educativos para jóvenes y por su labor constante para fomentar el respeto por la lectura, la creatividad y las escritura, la ciudad de Port Harcourt ha logrado reducir los índices de analfabetismo.

También este año, la  UNESCO lanzará el 23 de abril dos publicaciones tituladas Reading in the Mobile Era y Reading without Books. Ambos proyectos se centrarán en la importancia de la tecnología móvil en la actualidad y cómo la tecnología debe ser utilizada como una herramienta indispensable para impulsar la alfabetización de los pueblos.

Lee también: Etimología de la palabra poesía.

Fecha original del escrito: abril 2014. 

Comments are closed.