Por Andreina Ibarra

Bordeando los Andes desde la Puna hasta llegar a los Glaciares del Sur, la ruta 40 de Argentina recorre 5.000 kilómetros, atraviesa 18 importantes ríos, 20 parques nacionales y conecta 11 provincias: Santa Cruz, Chubut, Río Negro, Neuquén, Mendoza, San Juan, La Rioja, Catamarca, Tucumán, Salta y Jujuy.

Su trazado corresponde con las antiguas rutas de viaje de los primeros habitantes de Sudamérica. Además, es similar a la Ruta 66 en los Estados Unidos, pero con muchos kilómetros más de longitud y alcanzando mayores alturas.

La Ruta 40, que se ha convertido en la nueva estrella del turismo en Argentina y puede considerarse prácticamente la columna vertebral del país austral, es una carretera sorprendente.

Para quienes se atrevan a recorrerla, siempre habrá un “antes y un después” de su viaje. 

Desde su creación en 1935 y mientras el kilómetro 0 (cero) se ubicaba en la ciudad de Mendoza, la ruta se dividía en Norte y Sur. Pero a partir de 2004, la Dirección Nacional de Vialidad trasladó este punto a Cabo Vírgenes.

 Ruta 40: paisajes inolvidables en una geografía de mesetas y montañas

Desde el actual kilómetro 0, situado a 124 kilómetros de Río Gallegos, hasta la Puna en Jujuy, la ruta bordea la cordillera de los Andes en su mayor parte, desde la latitud 52º hasta el paralelo 22º 45′, y atraviesa tres regiones diferentes: Patagonia, Cuyo y Noroeste.

La zona de la región patagónica que atraviesa la Ruta 40 (Santa Cruz, Chubut, Río Negro y Neuquén), presenta una geografía de mesetas y montañas con un clima árido y frío.

Esta zona se caracteriza principalmente por un paisaje lleno de lagos, montañas y bosques. 

En esta zona de la Patagonia, deslumbran paisajes inolvidables como Cabo Vírgenes, el lecho de carbón del Río Turbio y el Glaciar Perito Moreno en el Parque Nacional Los Glaciares, la Cueva de las Manos en el Parque Nacional Perito Moreno y el Parque Nacional Los Alerces, El Bolsón, San Carlos de Bariloche y San Martín de los Andes.

En la región de Cuyo (Mendoza, San Juan y La Rioja), la geografía varía Camino Valle de Uco en Mendoza, entre llanuras y montañas, y el clima es principalmente árido.

En esta zona los ríos bajan de las montañas para proveer de agua a los viñedos, cuyos productos son conocidos internacionalmente. 

Por otro lado, en el Noroeste (Catamarca, Tucumán, Salta y Jujuy), el clima varía entre el clima árido de altura y el subtropical. Los paisajes del Cerro de los siete colores, en Purmamarca, son impresionantes, mostrando montañas de miles de colores y valles verdes, llenos de viñedos. 

Un poco de su historia

La creación de la Ruta 40 se remonta a la Ley Federal 11.658 de Argentina, promulgada el 5 de octubre de 1932. Esta ley del Congreso, estableció el Sistema de la Red Nacional de Carreteras y creó la Dirección Nacional de Vialidad (DNV). 

Cuatro años después de su creación, la DNV definió un Sistema de Numeración de Carreteras Nacionales con reglas claras para asignar el número a una carretera.

El número 40 se asignó a esta carretera basándose en esta regla: los números 1 a 50 se asignaron a las carreteras que unían capitales de provincia, mientras que las numeradas del 30 al 32 corresponden a carreteras con una alineación de norte a sur. 

La carretera más occidental, que discurre por el piedemonte andino, recibió el número 40.

 

Leer también: Los paisajes de América Latina tienen récords impresionantes

Explora nuestro nuevo sitio web, aquí 

Comments are closed.