poesía en clase

Cuando expresamos la belleza de un sentimiento para explicar esa fuerza transformadora que es el amor, o una vivencia, o cualquier historia que nos cautive y queremos manifestarlo por medio de la palabra, estamos hablando de poesía.

Cuando encontramos esa palabra adecuada para componer gramaticalmente esa expresión, estamos hablando del poema.

Esa conexión, entre lo que sentimos y lo que queremos expresar, despierta nuestra imaginación y motiva esa búsqueda de la palabra adecuada.

Por lo tanto, y debido al uso de los múltiples recursos que tenemos que usar para lograr la composición del poema, enriquecemos el conocimiento de la lengua en la que escribimos.

Bajo esta perspectiva, la poesía puede ser un género literario que traspase fronteras para ser muy útil en la enseñanza de las lenguas.

Enseñar poesía en clase

Con el uso de la poesía en el aula las clases se tornan más prácticas, ágiles e innovadoras.

Al apoyarse el profesor en este género para enseñar al estudiante, también le proporciona un mayor conocimiento de la lengua.

Es decir, al orientarlo en la elección de las palabras, también lo hace en el uso de metáforas y rimas para hacer más atractivas al oído y a la imaginación cada una de las líneas del verso que el estudiante está componiendo.

El uso de la poesía en clase como recurso para enseñar lenguas romance como español, italiano, francés o alemán, también ayuda al estudiante a mejorar su aprendizaje en muchas direcciones.

Al trabajar la poesía, el estudiante desarrolla una mejor destreza lingüística y discursiva, de lectura y comprensión y del desarrollo de la imaginación para la conversación en esa misma lengua.

En ese sentido, mejora su vocabulario y mejora su conocimiento de la gramática.

Aprender a través de la poesía es mucho más fácil

Con la lírica de los poemas, las formas gramaticales y su empleo son más fáciles de aprender.

Al mismo tiempo que se avanza en su pronunciación, en el enriquecimiento del vocabulario y en el acceso a los conocimientos socioculturales, pensamiento e historias del país de la lengua que está aprendiendo.

Además, usar la poesía en el aula para enseñar una segunda lengua permite al profesor instruir al estudiante en los distintos usos de la palabra para enriquecer y darle belleza al poema que quiere crear,

En tanto, el estudiante es formado en el manejo adecuado de los distintos recursos poéticos y recursos literarios, también llamados figuras literarias.

Asimismo lo ayudan a construir su poema, como la comparación, antítesis, metáfora, hipérbole, personificación, sinestesia, onomatopeya, paralelismo o elipsis, entre otras.

Aprender español con la poesía en el aula como género literario y la lírica como subgénero poético, estudiando el Poema 20 de Pablo Neruda “Puedo escribir los versos más tristes esta noche”, con sus 32 versos alejandrinos en 15 estrofas pareadas y dos versos libres, rima asonante y patrón libre, es camino abierto al aprendizaje del estudiante.

Con sus versos el poeta expone su mundo interior y con su lírica los sentimientos producto del amor que ha perdido en el tiempo, valores universales del amor que motivan al estudiante a la creación de su propio poema.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche

 

Puedo escribir los versos mas tristes esta noche

Escribir, por ejemplo: “La noche está estrellada,

y tiritan, azules, los astros, a lo lejos”.

El viento de la noche gira en el cielo y canta.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.

Pensar que no la tengo. Sentir que la he perdido.

Oír la noche inmensa, más inmensa sin ella.

Y el verso cae al alma como al pasto el rocío.

Qué importa que mi amor no pudiera guardarla.

La noche está estrellada y ella no está conmigo.

Pablo Neruda

1904-1973

 

Leer también: Nuestra cultura, nuestras tradiciones

Por Jenny  Güemez

 

Comments are closed.