Cómo la educación virtual transformó los procesos de enseñanza

Maneras de cultivar los hábitos de lectura

Decía, Charles William Eliot (1834-1926), “los libros son los amigos más silenciosos y constantes; son los consejeros más accesibles y los maestros más pacientes.”  Quien siente pasión por la lectura sabe que un libro se convierte en un amigo fiel e inseparable. Un amigo que te cuenta historias fascinantes, te guía y te enseña mundos desconocidos de forma magistral y divinamente emocionante.

Sin embargo, conseguir que los alumnos amen y sientan placer por la lectura es un reto constante. La mayoría de los estudiantes no posee hábitos de lectura y se les dificulta comprender y hacer juicios críticos sobre esta. Esta situación genera en los docentes una genuina y apremiante preocupación para atender este problema.

Urge cultivar hábitos de lectura en los planteles escolares. No solo para mejorar los aspectos cognitivos y el aprendizaje sino para mejorar las relaciones y las condiciones sociales, la reflexión, el análisis, el pensamiento crítico, la adquisición de vocabulario, etc. Aquí te enumeramos cinco maneras de cultivar los hábitos de lectura en la sala de clases.

  1. Crear un espacio de lectura – Aunque parezca absurdo, una manera de atraer la atención y el deseo hacia la lectura es creando ambientes físicos atractivos y armoniosos. Una excelente disposición espacial es dividir el salón en áreas de lectura indivudual y otras de lecturas en grupo.
  2. Elegir temas de interés – Conozca cuáles son los intereses de sus estudiantes y comparta lecturas que tengan pertinencia. Cuando los temas se conectan con su realidad social los estudiantes muestran mayor interés y placer por la lectura.
  3. Activar la curiosidad – Cuando se trata de lecturas obligadas que forman parte del currículo escolar es un poco difícil establecer esa conexión con el texto. Sin embargo, el docente puede activar el interés de los estudiantes por medio de pistas, objetos, videos, imágenes o fragmentos relevantes de la lectura que generen curiosidad.
  4. Crear un club de lectura – Organice un club de lectura sin muchas retricciones, que los estudiantes tengan libertad de seleccionar lo que quieren leer, siempre y cuando sean apropiados para la edad y siguiendo los estándares esducativos. Promueva la lectura de diversos géneros literarios. Organice debates y desarrolle actividades creativas.
  5. Tener control del tiempo – No todos pueden pasar horas leyendo y menos si se trata de una novela impuesta. Establezca un calendario de lectura con los estudiantes. Acuerden el tiempo de lectura en la sala de clases y el tiempo en el hogar. Pueden realizar lecturas grupales o dividir capítulos para la discusión. Lo importante es no abrumarlos sino atraerlos para crear hábitos de lectura.

Por Linda Ojeda

Leer también: Reflexiones de fin de curso

1 Comment:

Comments are closed.