Tres maneras de fomentar la creatividad en el salón de clases

Por- Evelyn Silva

La enseñanza de un idioma es un campo privilegiado para generar y desarrollar la creatividad de los estudiantes, especialmente porque nos da la oportunidad de hacer que nuestros estudiantes viajen imaginariamente a mundos y culturas desconocidos para ellos. La enseñanza de la cultura a través de diversos materiales audiovisuales es una herramienta efectiva para contextualizar el aprendizaje de un idioma.

A través de juegos, videos, audios, películas, lecturas de cuentos o de novelas cortas, entre otros, lograremos que los estudiantes dejen su mente volar para conocer las particularidades de las culturas que componen nuestra lengua.

#1- Los juegos: Los juegos nos permiten un momento de diversión y aprendizaje. El ahorcado, especialmente, logra que los estudiantes mediante pantomimas practiquen el vocabulario al tiempo que ejercitan sus habilidades histriónicas.

#2- Materiales audiovisuales: Con estos, los estudiantes pueden transportarse a lugares o momentos históricos remotos para comprender mejor la cultura y el idioma. Después de ver películas y/o videos, los estudiantes podrían dramatizar partes esenciales de los mismos o también, dibujar segmentos de las películas o videos para comprobar su comprensión. Es fundamental siempre saber cuánto han comprendido nuestros estudiantes para así lograr un aprendizaje efectivo.

#3- La literatura y materiales auténticos: Con cuentos, novelas o artículos periodísticos podemos desarrollar varias destrezas con los estudiantes: comprensión, producción de lenguaje escrito y hablado a través de exposiciones en clase. La lectura siempre ha sido un método efectivo para fomentar la creatividad de los estudiantes si tenemos en cuenta la cantidad de vocabulario y estructuras sintácticas a las que están expuestos los muchachos cada vez que leen. Cuentos de Gabriel García Márquez, Isabel Allende, entre otros, ayudarán a los estudiantes a comprender mejor la cultura latinoamericana. Por otro lado, una dosis de El burlador de Sevilla o el Lazarillo de Tormes les beneficiaría para conocer un poco sobre las raíces culturales ibéricas, al tiempo, que son obras ideales para la dramatización y la práctica del español.

Siempre y cuando los estudiantes sigan las pautas y los métodos de trabajo requeridos, cualquier actividad que fomente la creatividad será bien recibida por los muchachos. La creatividad les ayuda a pensar críticamente y a largo plazo, y será una de las herramientas que utilizarán para aprender un segundo idioma.

Lee también: La palabra del día: asueto

Comments are closed.