Ampliar el vocabulario

Uno de los mayores retos que enfrentan los docentes es poder desarrollar en sus estudiantes la competencia léxica. El dominio del lenguaje es esencial para la comprensión de todas las materias básicas. Ampliar el vocabulario de los estudiantes es imprescindible para mejorar la comprensión de lectura, las destrezas cognitivas y un mejor desempeño en las pruebas estandarizadas.

La adquisición del vocabulario no puede recaer solamente sobre los hombros de aquellos docentes que enseñan lengua, es una tarea que debe trabajarse en integración con todas las áreas curriculares. No solo es importante adquirir competencia léxica, sino también dominar y utilizar correctamente las palabras, aspectos fundamentales para una excelente comunicación tanto oral como escrita. 

La enseñanza y práctica del léxico no debe limitarse solamente al uso del diccionario y la memorización de significados; es un proceso de enseñanza, progresivo y complejo, que requiere diversidad de estrategias y técnicas en diferentes contextos.

A continuación, algunas de las estrategias y/o actividades que utilizan los maestros en la sala de clases para lograr ampliar el vocabulario de sus estudiantes: 

1. Crucigramas 

Los crucigramas estimulan la agilidad mental y la memoria. También ayudan a mejorar la ortografía. Se pueden conseguir en internet o en Google Play, y están disponibles para tabletas y ordenadores, etc. Algunas plataformas permiten al docente crear los crucigramas; de manera que pueda alinearlo al currículo de enseñanza, así como a las necesidades del grupo que atiende.

2. Sopa de letras

La sopa de letras es una excelente herramienta cognitiva para ayudar a expandir el vocabulario de los estudiantes, mejorar la retención y la concentración mental. Este tipo de actividad es muy efectiva y divertida para aprender palabras desconocidas. Además de su función lúdica previenen el riesgo del deterioro cognitivo.

3. Sudoku

Conocido como puzzle de lógica. Este ejercicio requiere de mucho ingenio y razonamiento lógico. Aunque es un juego matemático muchos docentes de lengua se las han ingeniado para adaptar y crear sudokus dirigidos a la enseñanza de palabras nuevas. Realizar este tipo de actividad mantiene el cerebro activo. Asimismo estimula las neuronas, reforzando el intelecto, las capacidades comunicativas y de lectoescrituras.


4. Analogías

Estos ejercicios ponen a prueba la habilidad para identificar y entender las relaciones existentes entre un grupo de palabras. El objetivo consiste en identificar qué tipo de relación verbal existe entre las palabras; ya sea por sinonimia, antonimia o por relación lógica. 

5. Inferencia por clave de contexto

Muchos docentes utilizan esta actividad con los estudiantes porque les permite deducir el significado de palabras desconocidas, a partir de los elementos informativos involucrados en el contexto de la oración. El estudiante tiene que observar qué palabras aparecen antes y después del concepto desconocido para poder llegar a sus propias conclusiones. Luego puede hacer uso del diccionario para verificar su respuesta.

Existen numerosas actividades para enseñar palabras nuevas, pero sin lugar a dudas la mejor manera de ampliar el vocabulario de los estudiantes es a través de la lectura. El uso del diccionario es la herramienta más eficaz para ayudarlos en el proceso. Aprender los sinónimos y antónimos de cada palabra mejorará su aprendizaje cognitivo, y sus destrezas comunicativas para enfrentarse a los retos de la vida.

Por – Linda Ojeda

Lea también: Consejos para recargar energías durante las vacaciones escolares

Comments are closed.