Lecciones aprendidas con la enseñanza en remoto

Advocacy

Por Linda Ojeda

La enseñanza en remoto transformó la educación de la forma jamás pensada. Aunque las clases y sesiones virtuales no es una novedad para algunos sectores, lo cierto es que nadie imaginaba que esta modalidad se convirtiera en el eje de la educación y del trabajo en todo el mundo, de la manera tan dinámica y apresurada como ocurrió. Surgió como respuesta a una emergencia y cambió por completo los espacios de trabajo y los escenarios educativos a los que estábamos acostumbrados.

Todo esto nos ha llevado a repensar y reflexionar acerca de las lecciones aprendidas con la enseñanza en remoto. Sin duda esta experiencia, permite que las futuras generaciones estén mejor preparadas ante cualquier situación que impida el retorno a un espacio presencial y compartido. Por otra parte, las ventajas que ofrecen los multimedios hacen que los procesos de enseñanza sean más efectivos y dinámicos. Los docentes y alumnos asumieron un reto mayor al enfrentarse a un espacio en donde el proceso de enseñanza aprendizaje evidencia las desventajas sociales y económicas de algunos sectores en la sociedad.

Pese a los obstáculos que la sociedad ha tenido que enfrentar hay que reconocer que los alcances de la tecnología han logrado que las metodologías de trabajo continúen su curso, aún con ciertas limitaciones. La enseñanza en remoto obligó a los docentes y a los estudiantes a aprender a utilizar plataformas educativas, implementar las reuniones virtuales y transformar los temas académicos en contenidos digitales accesibles en todo momento. El aprendizaje combinado ha logrado una enseñanza con mayor riqueza didáctica.  En cierta medida, es más personalizada y flexible, pues se ajusta a las necesidades y espacios de tiempo de los alumnos.

Esta oportunidad impensada, induce a reflexionar sobre cuán preparados estamos y qué aspectos debemos mejorar. Todavía falta mucho por recorrer, el aprendizaje es continuo y muchas cosas son inciertas. Sin embargo, independientemente del espacio en que se imparta la enseñanza, el docente debe tener como prioridad proveer una enseñanza dinámica y eficaz. Esto se puede lograr estableciendo, previamente, cuáles son los objetivos de aprendizaje, cuáles son los contenidos didácticos y qué estrategias se utilizarán para lograr el aprendizaje de los estudiantes; así no se pierde la esencia de la calidad de enseñanza ante la nueva modalidad virtual.

Comments are closed.