La importancia de la inmersión cultural en el aprendizaje de un idioma

Por Andreina Ibarra

Los aspectos culturales de una lengua son fundamentales en el proceso de aprendizaje de un idioma, incluso se podría asegurar que el patrimonio cultural más importante de una sociedad es la forma como se comunican sus miembros. 

En este punto radica la importancia de que los estudiantes de español adquieran conocimientos sobre algunos factores socio-culturales de los países de habla hispana. Una buena forma de incorporar la cultura en clase es mostrando el devenir histórico y la identidad cultural de cada país a través de un tour virtual en un museo o un edificio histórico, por ejemplo.

Pero, ¿qué entendemos por cultura?

Según los autores Alfred Kroeber y Clyde Kluckhohn, quienes compilaron una lista de 164 definiciones de “cultura” en su obra Cultura, el concepto se define a partir de diversas variables tales como las características medioambientales, los parámetros de conducta, el nivel de desarrollo de los diversos estatus sociales, entre otras. 

En ese sentido, las palabras más trascendentes de un idioma y con mayor fuerza simbólica van mucho más allá de su traducción en la lengua materna del estudiante, sino que también alcanza los contextos más apremiantes de una sociedad.  

Al incorporar los aspectos históricos, sociales y culturales de los países de habla hispana en nuestras clases de español estamos contribuyendo en gran medida con la comunicación entre diversas comunidades y pueblos. Se trata de desviar la atención de los alumnos del estudio del idioma en sí mismo y centrarse en otros aspectos que sin duda alguna alimentarán su destreza lingüística. 

Lee también: Tours virtuales: el arte como evidencia enriquecedora de la cultura hispana 

La literatura también es una excelente forma de incorporar la cultura en el aula de clases, considerando que ésta es una fuente inapreciable de las características de un idioma. El principal objetivo en este punto es fomentar el gusto por el conocimiento y el disfrute de grandes obras literarias escritas en español. 

Cabe resaltar que con la ayuda de un buen libro cualquier estudiante puede viajar en su imaginación a los lugares más recónditos del mundo. No hay barreras geográficas ni limitaciones económicas que le impiden adentrarse en la realidad cotidiana de los hispanohablantes. 

Para incorporar la literatura en el proceso de enseñanza de una lengua extranjera hay que ser precavido en cuanto a la elección del material, lo ideal es que sean textos cortos (depende también del nivel del estudiante) y se deben cuidar detalles como la religión y edad de nuestros alumnos. También son recomendables las lecturas en clase o hacerles una breve introducción en el tema para generar expectativas. 

En conclusión, todo lo relacionado a la historia y cultura de una sociedad contribuye de manera inmensurable en el conocimiento y uso de un idioma, además es la forma más interesante de conocer las peculiaridades de las comunidades de habla hispana.  

Comments are closed.